La Patología varicosa es debida a la existencia de venas superficiales dilatadas, tortuosas, y con mal funcionamiento de su sistema valvular. El Desarrollo de las varices es progresivo y puede ser asintomáticas, o producir distintos síntomas que varían desde calor local, pesadez y/o hinchazón de piernas, varicoflebitis (inflamación de las venas), pigmentaciones de la piel, fibrosis subcutáneas e incluso ulceras cutáneas en la proximidad de los tobillos (por ruptura de la piel). La esclerosis de las varices en nuestra clínica la realizamos de dos maneras:

Mediante inyección de sustancias esclerosantes: consiste en inyectar dentro de las venas no deseadas (varices o arañitas) sustancias llamadas “esclerosantes”. Los esclerosantes son sustancias químicas que producen esclerosis. Estas sustancias una vez dentro de la vena enferma provocan el cierre de la misma, su endurecimiento y su reemplazo por un cordón de tejido fibroso que con el tiempo es absorbido por el organismo. La variz es así eliminada.

Mediante láser vascular: consiste en disparar un haz de luz láser a lo largo del trayecto vascular, a frecuencia e intensidad variable, para producir una inflamación del endotelio (la capa más interna de la vena), y producir una retracción del vaso sanguíneo secundaria. La técnica está indicada en lesiones vasculares de diverso tipo como telangiectasias, angiomas estelares y varículas de cualquier localización. Este proceso consigue, en la mayoría de los casos, que desaparezca la variz.

Estas técnicas son ambulatorias y no suelen interferir con la actividad cotidiana del paciente. El número de las venas varicosas tratadas en una sesión es variable, dependiendo del tamaño y de la localización de las venas, y de la condición médica total del paciente, por tanto, según el tipo y el número de venas serán necesarias más o menos sesiones. El tiempo estimado del procedimiento es de aproximadamente una hora variando según la cantidad de várices o telangiectasias del paciente. El procedimiento puede realizarse bajo anestesia local en personas muy sensibles, si bien, no se suelen usar anestésicos.

Compartir: